Entrenamiento en la playa

La tarde que Javier, nuestro profesor de aikido, nos dijo que el próximo entrenamiento tendría lugar en la playa, me pareció una buena idea.

Recuerdo que al llegar a la playa del Carabassí me gusto el sitio porque era como muy discreto, me pareció un buen lugar para practicar. Empezamos con el calentamiento habitual y después hicimos una kata que durante las ultimas semanas habíamos practicado en clase, la verdad que en la playa al aire libre se hizo muy agradable.

Después, practicamos como siempre distintos ataques, agarres, caídas, y cuando nos fuimos al agua, ¡qué pasada! El kimono pesaba como nunca pero el entrenamiento era divertidísimo... a mí personalmente me lo pareció y creo que todos nos reímos y disfrutamos.

Acabadas las técnicas en el agua y antes de salir a la arena nos pusimos en seiza dirección al horizonte y desde aquí os recomiendo experimentar la sensación que puedes llegar a obtener durante este estado de concentración y de relajación envuelto en la naturaleza y acompañado por el movimiento y sonido del mar.

Una vez finalizado el entrenamiento y ya cambiados, nos reunimos todo el grupo y cada uno aportó un poco de cena para compartir y durante la velada conversamos, nos reímos, y disfrutamos de otro modo de entrenamiento.

El próximo verano volveremos a reunirnos, ¿nos acompañas?

Alejandra Llopis, Alumna de Daimyo